Skip to content

Insiste Yunes Landa: se debe castigar con severidad choferes que provocan muertes por atropellamiento

23 noviembre, 2009
·El Congreso podría aumentar a 250 mil pesos la indemnización

El diputado Héctor Yunes Landa insistió durante conferencia de prensa que sus colegas del Congreso Local ven con simpatía la posibilidad de aprobar su reciente iniciativa que permitiría incrementar el castigo a la imprudencia e irresponsabilidad de quienes manejan vehículos automotores y provocan la muerte de personas.

Señaló que cada vez es más necesario adecuar la ley y darle a ésta toda la difusión necesaria para concientizar y frenar a los irresponsables que llenan de luto y tristeza a los hogares, afectan la seguridad ciudadana, ponen en entredicho el actuar de las autoridades y el alcance de las leyes.

Recordó que como está actualmente la ley, en los casos de homicidio, se tasa a la vida humana en menos de cincuenta mil pesos, suma insuficiente, sobre todo cuando quedan infantes en la orfandad y viudas desvalidas patrimonialmente, ante lo cual propuso aumentar la suma 5 veces a la establecida en la Ley Federal del Trabajo, así, el mínimo sería cercano a los 250 mil pesos, cantidad que aún está lejos de ser el equivalente justo, dado que la vida y la salud son invaluables, pero que permitirá al ofendido o a la víctima afrontar con menor afectación las consecuencias del ilícito.

Yunes Landa dijo que en su iniciativa para reformar el Código Penal vigente, consideró que uno de los factores determinantes de esta situación es la defectuosa persecución como delito, por lo que debe considerarse de interés público la coordinación puntual y responsabilizada entre las autoridades de tránsito y las ministeriales, otorgándole la fuerza y obligatoriedad legal que la misma merece, mediante su incorporación al Código Penal, precisamente en el Capítulo III del Título XII de su Libro Segundo.

El ex presidente de la Junta de Coordinación Política y ex líder de la bancada priísta en esta LXI Legislatura explicó que entre otras cosas en los últimos tres meses, en su carácter de diputado local, se dio a la tarea de recorrer el estado con la finalidad de recoger las inquietudes y los reclamos de los veracruzanos, además de sus propuestas de solución a los diversos problemas que aquejan al estado, mismos a los que los diputados están obligados a dar trámite como representantes populares.

De entre ellos informó que encontró uno en particular donde la ciudadanía se siente lastimada y reclama justicia, y es el relativo a las penas que se imponen a los que conducen automotores con una ostensible imprudencia o bajo el influjo del alcohol o las drogas y provocan daños irreparables tanto materiales, como en la salud y en la vida de personas inocentes que transitan con respeto a las normas de tránsito; conductas éstas que bajo ninguna óptica pueden seguirse permitiendo.

Yunes Landa recordó que el Congreso Local recientemente aprobó una iniciativa mediante la cual se elevan las penas a los que incurren en esta conducta, “sin embargo, los alcances de la misma no han dejado satisfechos del todo a los ciudadanos, pues no se contemplaron aspectos tan importantes como la justa reparación del daño, toda vez que la principal preocupación del sistema penal debe ser la víctima, y que el merecimiento de ésta al resarcimiento de los daños del delito debe verse como la realización práctica de los ideales de justicia, amén de que en toda infracción penal debe existir una justa equivalencia entre las penas y el mal causado”.

Por lo tanto sometió a la consideración de la soberanía estatal la iniciativa de Decreto que permita reformar el artículo 56, fracciones II, III y IV, y adiciona un párrafo segundo, con cinco fracciones, al artículo 85, y un artículo 277 Bis, al Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Veracruz de Ignacio de la Llave.

En la misma se destacan los siguientes aspectos:

La fracción II del artículo 56 del Código Penal vigente, al referirse al pago de los tratamientos necesarios para la recuperación de la salud física y mental de la víctima, no hace mención a las prótesis o aparatos ortopédicos que pudieran requerirse para tales efectos, por lo que en la iniciativa se propone incorporarlos.

Por otra parte, la fracción III estatuye el pago de gastos e intereses legales, sin embargo, por su vaguedad, esta terminología queda sujeta a la buena o mala interpretación judicial, de ahí la conveniencia de incluir el concepto civil de “perjuicios”, lo cual permitirá el resarcimiento preciso de las consecuencias materiales directas e indirectas del delito, entendiéndose por estas últimas aquellas que implican la privación de los beneficios que el ofendido o la víctima habrían tenido de no realizarse el ilícito penal.

La misma fracción III del numeral 56 en comento, establece que, en los delitos que afecten a la vida y la integridad corporal, el monto de la reparación del daño no podrá ser menor del que resulte aplicándose las disposiciones de la Ley Federal del Trabajo; y si bien es cierto que los jueces se apegan a derecho cuando condenan a resarcir el daño con el citado mínimo, tratándose de una muerte, el fallo, aunque legal, es notoriamente injusto, pues si se tiene en cuenta que la ley laboral establece una indemnización global de setecientos noventa días de salario mínimo por muerte y gastos funerales, resulta entonces que la vida humana queda mezquinamente tasada en menos de cincuenta mil pesos, suma insuficiente cuando quedan infantes en la orfandad y viudas desvalidas patrimonialmente.

Por lo que se propone que la suma sea de 5 veces la establecida en la Ley Federal del Trabajo, así, el mínimo sería cercano a los 250 mil pesos, cantidad que aún está lejos de ser el equivalente justo, dado que la vida y la salud son invaluables, pero que permitirá al ofendido o a la víctima afrontar con menor afectación las consecuencias del ilícito.

En otro aspecto, por más que con la mejor de las intenciones se endurezcan las sanciones y criminalicen en lo posible todas las conductas que atentan contra la seguridad y convivencia social, si la ley no contiene los elementos estructurales adecuados para su finalidad, el delito no sólo persistirá, sino que aumentará de manera gradual y consistente.

Así tenemos que, para sancionar los delitos de resultado, derivados del tránsito de vehículos, se advierte la falta de un soporte normativo completo para la imposición de castigos adecuados; y esto es así, porque la figura jurídica de la culpa, que estatuye su artículo 21, carece de reglas que permitan a los jueces medir su gravedad y condenar con justeza, por lo que se propone la adopción de un sistema de graduación para esta forma de culpabilidad, que va de levísima a leve y grave, de eficacia ampliamente comprobada en numerosas legislaciones del país y del mundo entero; por lo anterior se propone adicionar un párrafo al artículo 85, cuyo texto sería el siguiente:

La calificación de la gravedad de la culpa queda al prudente arbitrio del juez, quien deberá tomar en consideración las circunstancias generales señaladas en el artículo 84 y algunas atenuantes.

Por otra parte el diputado por La Antigua dio a conocer que el próximo sábado a las 17 horas presentará su segundo informe de resultados como legislador en la población de Cardel.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: