Skip to content

A la ciudadanía de Veracruz,

14 septiembre, 2009
A la opinión pública:

La muerte del señor Julián González Marín ha causado profunda indignación y ha consternado a la ciudadanía veracruzana. Este lamentable suceso viene a sumarse a un gran número de muertes en condiciones similares, algunas de las cuales han tenido el agravante de una acción dolosa, motivada por la creencia estúpida de que es mejor que un atropellado muera a que sobreviva a un accidente, como si la vida humana fuese una mercancía que puede intercambiarse por dinero.

Esta situación se ha repetido desde hace años sin que haya sido posible ni siquiera contenerla, pues en los últimos años su incidencia es mayor frente a la angustia e impotencia de la sociedad porteña. Ante la gravedad de estos hechos, diversos sectores ciudadanos han expresado su condena y exigen acciones contundentes que acaben de una vez por todas con esta amenaza de muerte cotidiana.

Personalmente he recibido algunas de estas demandas y diversas propuestas para modificar el marco jurídico donde se sustenta la acción gubernamental en este tipo de hechos. En particular, el licenciado Luis Antonio Pérez Fraga me ha hecho llegar una propuesta surgida de reuniones que han sostenido durante varios años ciudadanos diversos interesados en este tema. En esta propuesta, destacan algunos planteamientos como:

– La reparación del daño conforme a la condición socioeconómica de la víctima y su familia,

– Trascender a la categoría de delito grave la comisión de un atropellamiento así sea de una sola persona,

– Restricciones a la reglamentación laboral que existe para la contratación y operación de las unidades de transporte público, entre otras ideas que aportan luces para la solución de este grave problema.

Pienso que estas valiosas sugerencias deben ser consideradas como punto de partida y deben ser enriquecidas con la participación de todos los ciudadanos que deseen expresar sus puntos de vista sobre el tema.

Personalmente considero que la solución a este problema requiere la participación de todos los involucrados.

– El Estado debe propiciar los cambios necesarios para modificar el marco jurídico y las demás acciones que correspondan, actuando con severidad en este tipo de hechos. En particular, debe propiciar una acción más decidida de las autoridades de tránsito y transporte no sólo para aplicar penalizaciones sino para prevenir accidentes mediante revisiones sistemáticas y acuciosas de los conductores durante sus recorridos para detectar a quienes no estén en condiciones físicas o psicológicas adecuadas, aplicando sanciones severas a quienes violen estas reglas, como la suspensión definitiva de su licencia de conductor.

– Los permisionarios deben considerar la gravedad de la situación y proponerse una mayor interacción con el gobierno, con total disposición, para evitar estos hechos, modificando el régimen de contratación para los conductores y el esquema de operación de las unidades, considerando, entre otras cosas, la realización de exámenes psicológicos, físicos y clínicos a los conductores.

– Los conductores, por su parte, deben hacer conciencia también de la gravedad de la situación y estar dispuestos a acatar las disposiciones necesarias para superar este problema. Es impostergable darles mayor capacitación y adiestramiento, así como dotarlos de mejores salarios y estímulos cuando demuestren una conducta positiva con los usuarios.

– Por último, también es importante propiciar una mayor educación vial en nuestros ciudadanos para atravesar las calles y respetar las señales de tránsito, tanto en su calidad de peatones como conductores. Esto permitirá concluir definitivamente estos lamentables sucesos y dejar atrás esta penosa etapa en la historia de Veracruz.

En mi calidad de diputado local, me comprometo a proponer en el próximo periodo ordinario de sesiones del Congreso de Veracruz, las reformas de Ley necesarias, con el propósito de dar solución definitiva a este problema. Por ello, pido a todos los ciudadanos y grupos interesados en incorporar sus propuestas y puntos de vista, que participen en el diseño de esta iniciativa, enviándome a mi correo personal hectoryunesdiputado@hotmail.com sus aportaciones. Me comprometo también a promover personalmente la iniciativa que surja de todas las aportaciones ciudadanas, tanto en el PRI, que es mi grupo parlamentario, como en el resto de los partidos que conforman la actual legislatura.

Creo que la gravedad del problema hace indispensable la participación de la ciudadanía a fin de empujar una acción decidida del gobierno. Como he dicho antes, yo no tengo todas las soluciones. Tengo ideas y propuestas, pero las mejores soluciones están siempre en los ciudadanos que enfrentan directamente los problemas, porque ellos los conocen mejor que ningún servidor público.

Estoy seguro que podemos impulsar una revisión de este delicado asunto y una solución que en vez de enfrentarnos, nos una en el diseño y la implementación de medidas que todos compartamos. Así podemos lograr vencer las resistencias y propiciar que todos los sectores y ciudadanos involucrados se sumen con entusiasmo a las medidas que aplique el Estado para resolver este angustioso problema.

A T E N T A M E N T E

Dip. Héctor Yunes Landa

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: