Skip to content

Obispos de Honduras explican situación del país y reiteran firme llamado al diálogo

30 julio, 2009

TEGUCIGALPA, 04 Jul. 09 (ACI).-En un comunicado oficial dado a conocer por el Presidente de la Conferencia Episcopal de Honduras, Cardenal Oscar Rodríguez Madariaga, los prelados de este país centroamericano explicaron la delicada situación política actual y reiteraron su exhortación a todos y cada uno de los sectores involucrados al diálogo para superar esta crisis.

En la presentación del texto, el Purpurado instó al depuesto Presidente Manuel Zelaya a meditar si es conveniente volver al país, regreso anunciado por él para este domingo, pues “pensemos si una acción precipitada, un regreso al país en este momento podría desatar un baño de sangre”.

En el texto titulado “Edificar desde la Crisis “, los prelados primeramente explican que han revisado cuidadosamente los documentos oficiales del Estado, como la Constitución ; y luego del estudio de los mismos han llegado a la conclusión que “las instituciones del Estado democrático hondureño, están en vigencia y que sus ejecutorias en materia jurídico-legal han sido apegadas a derecho. Los tres poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, están en vigor legal y democrático de acuerdo a la Constitución de la República de Honduras”.

Seguidamente indican que “conforme a lo contemplado en el Artículo 239 de la Constitución de la República ‘Quien proponga la reforma’ de este Artículo, ‘cesa de inmediato en el desempeño de su cargo y queda inhabilitado por diez años para el ejercicio de toda función pública’. Por lo tanto, la persona requerida (Zelaya), cuando fue capturado, ya no se desempeñaba como Presidente de la República“.

Para concluir su análisis indican que “con fecha 26 de junio de 2009, la Corte Suprema de Justicia, por unanimidad, nombró un Juez Natural que giró la orden de captura contra el ciudadano Presidente de la República de Honduras, a quien se le supone responsable de los delitos de: contra la forma de gobierno, traición a la patria, abuso de autoridad y usurpación de funciones en perjuicio de la Administración Pública y del Estado de Honduras, lo anterior a raíz del Requerimiento Fiscal presentado en esa Corte por parte del Ministerio Público”.

Los prelados, para precisar que no apoyaron la destitución de Zelaya ni sus intenciones reelecionistas tampoco, recuerdan que el artículo 102 de la Constitución de Honduras señala que “Ningún hondureño podrá ser expatriado ni entregado a un Estado extranjero”. Por ello, resaltan, “todos merecemos una explicación de lo acaecido el 28 de junio“.

Tras recordar su comunicado del pasado 19 de junio en el que llaman al diálogo, los obispos de Honduras se dirigen a los distintos actores políticos y les solicitan “no dejarse llevar por los egoísmos, la venganza, la persecución, la violencia y la corrupción. Siempre se pueden buscar caminos de entendimiento y reconciliación, más allá de los intereses partidistas o de grupo”.

Luego de animar a buscar la verdad a los comunicadores sociales, también los alientan a “expresar su amor a Honduras buscando la pacificación y serenidad de nuestro pueblo, dejando a un lado los ataques personales y buscando el bien común”.

“A la población en general los invitamos a continuar en un espacio de participación respetuosa y responsable, entendiendo que todos podemos construir una Honduras más justa y solidaria, con el trabajo honesto”, prosiguen.

“A la Organización de Estados Americanos pedimos que preste atención a todo lo que venía ocurriendo fuera de la legalidad en Honduras, y no solamente a lo sucedido a partir del 28 de junio recién pasado. También el pueblo hondureño se pregunta por qué no han condenado las amenazas bélicas contra nuestro país“, solicitan.

Tras advertir que “si el sistema interamericano se limita a proteger la democracia en las urnas, pero no le da seguimiento a un buen gobierno, a la prevención de las crisis políticas, económicas y sociales, de nada servirá el reaccionar tardíamente frente a ellas”, el Episcopado destaca el derecho de los hondureños de “definir nuestro propio destino sin presiones unilaterales de cualquier tipo, buscando soluciones que promuevan el bien de todos. Rechazamos amenazas de fuerza o bloqueos de cualquier tipo que solamente hacen sufrir a los más pobres”.

“La situación actual puede servirnos para edificar y emprender un nuevo camino, una nueva Honduras. La confrontación que se está viendo, no debe servir para agudizar la violencia sino como un nuevo punto de partida para el diálogo, el consenso y la reconciliación que nos fortalezcan como familia hondureña, y podamos emprender un camino de desarrollo integral, para todos los hondureños y hondureñas”.

“Exhortamos al pueblo fiel a intensificar la oración y el ayuno solidario para que reine la justicia y la paz”, concluye el texto.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: