Skip to content

DESPERTAR A TIEMPO

8 mayo, 2009
Romeo González Medrano

LA SALUD, PRIMERO QUE LA GRILLA

La salud está primero que la política. Sea del partido que sea, parece que todos estamos de acuerdo en eso; la política sólo es un medio. El Estado también. El fin son los seres humanos, la seguridad, la libertad y el bienestar de la sociedad.
Eso mismo expresó el candidato del PRI Javier Duarte esta semana y siempre será bueno recordarlo porque lo común es que se nos olvide. Me refiero a la salud de todos porque con la influenza ya vimos que lo que ocurra y donde ocurra puede dar la vuelta al mundo y afectarnos al instante. Los virus viajan en avión junto con las personas y las cosas.

Vale la pena comentar que gracias a la movilización de todo el personal del sector salud, afortunadamente en Veracruz tuvimos un saldo blanco, infectados sí pero ni un solo muerto. Y eso es un mérito que hay que reconocer.

Sin embargo, debemos estar mejor preparados y aun tenemos muchas cosas por aprender para cuidar nuestras vidas. En esta crisis salieron a relucir tanto las fortalezas que tenemos en materia de salud como nuestras debilidades o defectos.

Por eso yo pienso que es el momento de reconocer las verdades por muy crudas que sean. Reconocerlas a tiempo para cambiar a tiempo. Definitivamente todos tenemos algún esfuerzo por realizar para eso de la salud y la prevención.

1. Para empezar, México carece de aun sistema universal de salud, o sea todos los servicios con igual calidad para todos los mexicanos porque la verdad no lo no hay. Se habla de coberturas para el 12, como un compromiso de algunos candidatos pero no es correcto plantear como compromiso lo que es sólo una obligación Constitucional del Estado. O por lo menos, cumplir con la ley es el mínimo de los compromisos de un representante, no el máximo.

2. México carece de un verdadero sistema nacional de salud, lo que tenemos son sólo piezas sueltas.( ISSSTE, IMSS, SEGURO POPULAR ETC) Mucha descoordinación, mucha duplicidad, grandes burocracias, lo que hace lenta, insuficiente y cara la atención médica.

3. Es ridícula la inversión pública en investigación y desarrollo tecnológico en materia de salud. Muchos intereses se oponen. Ya sabemos quienes son. La lógica del mercado jamás ha sido la lógica de las necesidades sociales por más que los neoliberales de todos colores nos quieran dorar la píldora.

4. Hay caos y jaloneo permanente entre centralistas y federalistas.
5. Hay descontrol y riesgos ante productos que ingresan al país. Es parte de la perdida de la autoridad del gobierno mexicano.

6. La política de salud carece de integralidad que simplemente significa que todos los hospitales, todas las instituciones para el desarrollo social trabajen en armonía, que se planifique y no que sigan jalando cada quien para su lado.

REFLEXION

Qué bueno que para Javier Duarte, candidato a Diputado la salud está primero que la grilla. Qué bueno que está instalando módulos de atención médica en las congregaciones. Pero mejor sería que le tomáramos la palabra para que asuma otros compromisos mayores y que de triunfar, una vez que esté en la Cámara, impulse las reformas y acuerdos que le hacen falta a México, empezando por las reformas que hacen falta en materia de salud: Por ejemplo:

• Más inversión para lograr un verdadero sistema de salud universal con calidad,
• Más inversión en investigación y capacitación,
• Que autoricen las plazas a los médicos que faltan,
• Orden y transparencia en atribuciones al gobierno federal y a los estados.
• Más participación de los Municipios en los programas de salud.

Y todo esto exige reformas y acuerdos en el Congreso. Reformas a la Constitución, a la Ley de Salud, a la Ley de Desarrollo Social, etc. Es mucha la tarea pendiente de los futuros legisladores federales.

Todo esto es posible reformarlo si nuestros diputados cuentan con el apoyo de una fuerza mayoritaria en el Congreso. Con una fuerza que le haga contrapeso al Presidente Calderón porque para él vamos muy bien, lo percibimos en la visión triunfalista de su reciente mensaje por televisión.

Es comprensible esta visión y discurso del Presidente. Pero no hay que ignorar que él está muy condicionado por poderosos intereses que se benefician del estado en que se encuentran el Estado Mexicano y como parte de este las cosas en el sector salud: Mafias, grupos económicos, los laboratorios, grupos sindicales, corporaciones internacionales etc. Al Presidente se le nota a leguas que está impedido de llamarle al pan pan y al vino, vino.

No es la figura presidencial un ente por encima de las poderosas fuerzas del mercado que se disputan negocios con el gobierno. Y eso afecta evidentemente a las instituciones del sector salud, pero la verdad está a la vista, la sabe cualquier persona que acude a buscar atención médica y el asignan una cita para el especialista hasta dentro de uno o dos meses.

Urgen reformas a fondo. También urge una verdadera política de fomento de la cultura de la salud con buenos hábitos. Hay mucho por hacer en esto porque lo que cambia más lento en un pueblo o en una persona, son precisamente sus hábitos.

En cuanto a la labor legislativa es complicada, es de equipos. Es de consensos en la pluralidad. Definitivamente no es para improvisados ni para simples paleros del Poder Ejecutivo Federal. En otras palabras para que Felipe Calderón logre sacar al buey de la barranca lo que menos conviene al país es una Cámara de Diputados con mayoría del partido del Presidente tal y como pretenden los poderosos intereses que lo tienen acotado.

Cuando el poder de un gobernante proviene fundamentalmente de la soberanía popular, de un triunfo indiscutible y mayoritario, se entiende, pero no es el caso del michoacano. Cuando habiendo arribado en condiciones semejantes pero con un capital político incrementado en los dos primeros años como el caso de Carlos Salinas con Pronasol, también se entiende que se procure como meta la mayoría de la Cámara de Diputados.

Pero repito no es el caso de Felipe Calderón que ya se gastó la mitad de los precarios bonos con los que llegó y ni con los ecos mediáticos de la contingencia ni con la línea de crédito por 47 mil millones de dólares del Fondo Monetario Internacional a México, va a mejorar la gobernabilidad y revertir las tendencias de la economía ahora golpeada por la dureza de las medidas de control epidemiológico de otros países.

Alguien de sus asesores tiene cabeza dura y le aconseja “tu necesitas la mayoría en el Congreso y tienes el poder que hace falta para conseguirlo, no importa que tengas que repartir todas las despensas de Diconsa y adelantar 4 bimestres de oportunidades”. Ingenuos e irresponsables, ignoran que los necesitados y a punto de la desesperación, son mucho más que la suma de los padrones de todos los programas sociales federales.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: