Skip to content

ANIMALIA

8 mayo, 2009
LOS CERDOS Y LA INFLUENZA

· La mascota ideal por su carácter, inteligencia y limpieza

MARICARMEN GARCÍA ELÍAS

Los cerdos son considerados glotones y sucios, para muchos humanos un motivo de mofa, algo que comer o un apodo para insultar a otros. Lejos de tanto prejuicio y discriminación encontramos a unos animales no humanos simpáticos, nobles e inteligentes, muy limpios al contrario de lo que se piensa y a quienes efectivamente les gusta pasar el día comiendo, jugando y tomando el sol.

Los cerdos son muy curiosos, suelen estar buscando siempre nuevos estímulos, y cuando se les ofrecen dos objetos, uno conocido y otro nuevo, prefieren el nuevo . A los cerdos les asustan los sonidos agudos y los movimientos bruscos que les llega a provocar miedo. Los cerdos son explotados hoy en día por su carne y en estos tiempos de influenza afortunadamente mucha gente dejó de consumirlos y se detuvo el sacrificio en rastros pero desafortunadamente por la ignorancia ahora son vistos como plaga y seguramente víctimas de vejaciones en granjas y rastros a donde no podemos tener acceso para defenderlos.

Los cerdos son animales muy limpios que evitan ensuciar las zonas donde viven, si disponen del espacio suficiente tienen cuidado de no manchar las zonas donde comen o duermen. Si se bañan en barro o lodo es simplemente para mantener su temperatura corporal baja ya que estos animales son incapaces de sudar, además esta actividad contribuye a eliminar parásitos y demás agentes infecciosos alojados sobre la piel. Con la limpieza adecuada y los cuidados de los veterinarios es imposible que propaguen influenza pero los antihigiénicos somos nosotros por comerlos.

Los cerdos forman complejas unidades sociales y aprenden los unos de los otros, les gusta que se les rasque, les gusta la compañía y las atenciones, si acariciamos a uno de ellos retorcerá de placer. Pero además estos animales se comunican a menudo entre ellos, emiten más de veinte sonidos diferentes para expresar necesidades y estados de ánimo. Temple Grandin en su artículo “Habitáculos confortables para cerdos utilizados en investigación” afirma que los cerdos son animales sensibles y sociables a quienes debe evitarse mantener solos o alejados de otros individuos de su especie ya que los efectos psicológicos del aislamiento pueden ser muy negativos. Desgraciadamente Temple Grandin es una experta en instalaciones de explotación animal, utilizando sus conocimientos sobre las ricas vidas emocionales de los cerdos únicamente para explotarles mejor.

A menudo se dice que los cerdos son más inteligentes que un humano de tres años o que los perros, lo cierto es que diferentes estudios (Universidad de Illinois y Universidad de Cambridge) demuestran que tienen una gran memoria y son capaces de aprender a seguir a otros compañeros para quitarles la comida, estos a quienes les roban la comida son capaces además de cambiar su comportamiento para reducir el número de veces que les quitan lo suyo. Los bebés se acercan donde escuchan el sonido de sus madres, madres que como todos los mamíferos cuidan y protegen de sus crías hasta que pueden valerse por sí mismas. Una de las tareas más importantes de las madres es proteger a sus crías, escondiéndolas cuando es necesario y luchando por su defensa.

Pero los cerdos además sueñan, reconocen sus nombres e incluso el profesor Stanley Curtis de la Universidad de Penn observó que eran capaces de tener “representaciones abstractas”, siendo capaces de grabar una imagen en su mente durante mucho tiempo.

En libertad los cerdos pueden llegar a vivir de 10 a 15 años, lejos de las granjas, los mataderos y el dolor, los cerdos pasan horas jugando entre ellos, explorando sus alrededores o simplemente tomando el sol o refrescándose en el barro. En las granjas los cerdos son anulados y sus deseos negados o ignorados, alejados de su vida natural y de todo lo que les haría felices, hoy en día la mayoría de los cerdos pasan sus vidas en celdas demasiado pequeñas para poder darse la vuelta.

Cuando observamos casas donde hay cerdos , la gente por supuesto ignora todo lo anterior y suele tenerlos en el lodo, amarrados a un árbol a sol y agua, en corrales sucios y rociarles mangerazos con agua fría para “limpiarlos”, el mal olor que desprenden es precisamente por la poca higiene de la gente para cuidarlos NO es culpa de estos animales ya dijimos que los cerdos son limpios, pero si somos un poco más observadores notaremos que estas personas tienen sus casas igual de sucias y desordenadas que como tienen a sus animales, atraen más de lo mismo. En cambio el actor George Clooney tuvo como mascota un cerdo llamado Max que vivió 18 años con él hasta que murió de causas naturales, Clooney se deprimió demasiado y declaró que su vida nunca sería la misma sin su mascota.

A menudo es la historia de un cerdo quien nos ayuda a volvernos vegetarianos y cuando la gente comienza a comer una dieta más vegetariana, la carne roja es por lo general lo primero que eliminan de sus dietas. Cuando lo hacen, los diversos indicadores de salud en general comienzan a mejorar, tales como sus niveles de colesterol y presión arterial. La salud es uno de las razones de peso para comer comida vegetariana, pero el trato inhumano de los animales producidos en masa para el consumo humano es otro motivo por lo que muchas personas rechazan una dieta carnívora.

Los cerdos son mantenidos en jaulas pequeñas con limitada circulación, a fin de que puedan ser sacrificados con más rapidez. Les aplican hormonas del crecimiento para estimular la ganancia de peso y antibióticos para evitar enfermedades que son el resultado de las condiciones de vida a que están sometidos.

Están obligados a vivir en condiciones antinaturales y presentan signos de estrés crónico. El limitado movimiento que posen estos impide el enrizamiento de la conducta natural para un cerdo.

Los cerdos pagan un precio muy alto para alimentarnos a nosotros. Y nosotros pagamos un alto precio por comer carne de cerdo y otras carnes rojas. Estamos creados básicamente para no comer carne.

Nuestros dientes no se han desarrollado para rasgar la carne. Hemos evolucionado a partir de los herbívoros y el cual sigue siendo el mejor camino para nosotros para comer.

Al eliminar la carne roja y otras carnes y productos animales procedentes de nuestra dieta, seremos más saludables – más simple y conveniente, hay el añadido beneficio psicológico de saber que no estamos contribuyendo al sufrimiento de animales inocentes. Tal vez la influenza es la oportunidad para reflexionar cambiar a una dieta vegetariana.

gaem80@gmail.com

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: