Skip to content

VOTA HOY POR MI, QUE YO VOTARÉ EN TU CONTRA MAÑANA

30 marzo, 2009
ALFREDO TRESS JIMÉNEZ

El domingo 5 de julio próximo se llevará a cabo la jornada electoral, en ella se elegirán en todo el país a 300 diputados por el principio de mayoría relativa y 200 diputados por el principio de representación proporcional (plurinominales).

Los 500 diputados que integrarán la próxima legislatura federal, acompañarán al Presidente de la República hasta el final de su gobierno. En ellos recaerá la altísima responsabilidad de conducirse como el poder más importante que tiene nuestro país. El Poder Legislativo es sin duda el lugar donde se dirimen los asuntos trascendentes de México, en el Congreso Federal la soberanía de pueblo se ve representada y en él se dictaminan leyes que deben, en teoría, beneficiar a sus representados que son todos los mexicanos.

En los próximos 59 días, del 3 de mayo al 2 de julio, los 8 Partidos Políticos Nacionales mostrarán ante el electorado quienes son sus candidatos a ocupar un curul en San Lázaro, y por conducto de ellos difundirán lo que será su agenda legislativa, dicho de otra manera, lo que harán los diputados en materia de leyes, para mejorar las condiciones de vida tanto en lo social, como en lo económico y político.

Sin embargo, debemos recordar que así como en la mayoría de los tres niveles de gobiernos del Ejecutivo no cumplen con el contenido de sus planes de desarrollo a que les obliga la ley, los partidos representados por sus grupos legislativos en el Congreso de la Unión, tampoco cumplen con las agendas legislativas. Ya que la mayoría de veces su legislación obedece más a la improvisación, lo mediático, o lo que les interesa que se apruebe a los gobernantes en turno: ya sea el Presidente de la República; los Gobernadores o propiamente los Presidente Municipales.

En esta legislatura que concluye, se han tratado temas importantes y de la mayor trascendencia para nuestro país, los cuales han sido aprobados-en perjuicio de la ciudadanía- por la mayoría de diputados que representan a los partidos llamados “grandes”, quienes obedecen más a las instrucciones y/o negociaciones de interés cupular que al ciudadano a quién en campaña le ofrecieron legislar a su favor, por mencionar algunos ejemplos:

Tenemos la nueva Ley de ISSSTE, aprobada por mayoría en el mes de mazo de 2007, donde se amplió la edad de jubilación pasando de 25 a 30 años, y con 30 años de servicio. Lo más grave es que actualmente con esta nueva ley el estado por conducto de las AFORES, depositan durante la vigencia laboral del ciudadano, una cantidad económica “X” que corresponde porcentualmente a su salario y el estado les incorpora otra cantidad igual; con estos recursos económicos acumulados a lo largo de sus 30 años de servicio a la hora del retiro del trabajador, el estado ya no se hace cargo de su pensión, ahora los ahorros que sumó durante su vida laboral son de los que gozará en su vejez, si quiere retirar el porcentaje que les faculta la ley antes o durante su jubilación se le descuenta de lo ahorrado, o sea que con la flamante nueva ley del ISSSTE en el futuro el estado no tendrá este compromiso ciudadano ganado históricamente en la lucha laboral.

O que decir de la Reforma Electoral aprobada también con el voto mayoritario en diciembre de 2007, destacando que ahora el artículo116 de la Constitución otorga la exclusividad a los partidos políticos para registrar candidatos a cargos de elección popular, viola el derecho ciudadano de ser votado; en consecuencia, desaparece la posibilidad de permitir las candidaturas ciudadanas, derecho que se encuentra consagrado en el artículo 35 Constitucional. Sumado a lo anterior, los partidos “grandes” legislaron para repartirse mayoritariamente los espacios de radio y televisión, evitando que los partidos emergentes tengan la misma posibilidad de que el elector conozca y profundice sobre sus propuestas, todo ello son acciones regresivas para la vida democrática del país.

Pero la reforma que hunde en mayor crisis y desesperación económica a todos los mexicanos es la Reforma Fiscal, que estipula gravar un nuevo impuesto como el IETU (Impuesto Empresarial a Tasa Única, aumento a la Gasolina, Corriente Eléctrica y Gas, así como gravar con el 2% a los Depósitos en Efectivo). Esta reforma fue votada mayoritariamente en el mes de septiembre de 2007. Debemos estar en contra del nuevo impuesto a la venta final del combustible, porque generará una presión inflacionaria que será pagada mayormente por los asalariados. La reforma fiscal ni es equitativa ni es proporcional. Sus instrumentos y propuestas distorsionarán más el sistema recaudatorio del país y terminarán por fomentar la informalidad y el desempleo.

El próximo 5 de julio se elegirá la composición del nuevo Congreso Federal, pensemos y razonemos nuestro voto, analicemos cómo se ponen de acuerdo los partidos llamados mayoritarios cuando llegan al poder mientras que en época electoral se golpean hasta con la cubeta simulando que son adversarios. Por ello debemos acuñarles un slogan para que en su campaña le digan a la ciudadanía sinceramente y con certeza: “Ciudadanos mexicanos voten hoy para que ganemos nosotros; de ser así, en la próxima legislatura federal, nosotros los representantes de los partidos GRANDES, votaremos más iniciativas en tu contra que te afecten en el presente y en el futuro a tus hijos”. ¿Usted qué Opina?

alfredotress04@yahoo.com

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: