Skip to content

EL PAN LLEVA A LA BANCARROTA A MÉXICO

6 marzo, 2009
Inocencio Yañez Vicencio**

“No se trata de suprimir la libre competencia. Al contrario, como observó el fundador teórico-practico de la economía social de mercado y conductor económico del “milagro alemán”, Ludwing Erhard: “Los precios establecidos por grupos oligopólicos, al amparo de una economía de mercado a ultranza, distorsionan y lesionan la auténtica libre competencia”. Por ello, “cuando el mecanismo del mercado no opera en competencia perfecta, es necesario que el Estado establezca el precio justo”.

José Luis Calva

LOS ORIGENES DE LA CRISIS

El origen de la crisis se le sitúa en el sector financiero de los EE.UU., por haber pasado a ser el sector dominante de la economía, condensa, como ningún otro elemento, sus contradicciones, cuando los bancos de inversión comenzaron a usar su enorme liquidez en empaquetar hipotecas de alta calificación y SUBPRIME (de baja calificación) en derivados complejos, como las obligaciones colaterales de deuda (colaterized debt obligations o cdo) o en créditos estructurados. La innovación financiera de los derivados permite dispersar los riesgos, y a los bancos no ser muy escrupulosos en la calidad de las hipotecas ni en la capacidad de servirles por los prestatarios. Esos papeles se colocarían entre un gran número de ahorradores que llevarían la mayor parte del riesgo, obligando o multiplicando el de la banca. La voracidad de ganancias llevó a la propia banca a quedarse con una parte importante de las emisiones del papel, dado su enorme capacidad de apalancamiento (hasta tres veces su capital) y los diferenciales en tasas de interés de las hipotecas malas. La banca buscó una segunda salvaguarda con otros derivados los credit déficit, una especie de seguro emitido por otras empresas (como la AIG).

Desde hace muchos años el flujo de capitales es mucho mayor al movimiento de bienes y servicios, con lo que se vive una economía de ficción.

Puede decirse que hoy la crisis económica no tiene como fuente la presión de la deuda externa, la escasez de créditos, la extinción de reservas del Banco de México, el diferencial del gasto público, la paridad cambiaria, la inflación, las obligaciones con la deuda, los compromisos de corto plazo, los déficit fiscales, ni elevadas tasas de interés

No es fácil que hoy elementos internos detonen una crisis económica si consideramos que los organismos financieros internacionales han impuesto a los países dependientes como el nuestro, medidas y mecanismos de control que impidan que crezca el déficit fiscal y la deuda externa a fin de que puedan manejar los compromisos con sus acreedores, tales como bancos federales autónomos, libre flotación cambiaria, privatizaciones, mínimas burocracias, leyes de responsabilidad hacendária que prácticamente cancelan el déficit publico, créditos atados, estabilidad por decreto en los precios, salarios que tienen relación con los precios pero no con las utilidades, intervención para salvar al mercado pero no para regularlo.

Si al terminar la Segunda Guerra Mundial la prioridad capitalista fue recuperar las zonas devastadas, abrir las cabezas de playa del sureste asiático y desestabilizar y sustituir gobiernos constitucionales por golpistas en América Latina y otras regiones, hoy la prioridad es imponer las reglas que permitan a los países metropolitanos y al capital extraer toda la riqueza mediante mecanismos aparentemente humanitarios como los créditos, la deuda externa, el control y la variación de los precios internacionales de las materias primas, las especulaciones, las presiones en el tipo de cambio, la fuga de capitales, los

chantajes ante toda negociación, las condiciones para la inversión y la apuesta de las naciones por ver quien ofrece más disciplina y más barata la mano de obra, haciendo mendigar a los gobiernos tras las inversiones.

La conducta de nuestros países es calificada no solo para saber en que medida somos aptos para la inversión sino también para el turismo, nuevos créditos o renegociar los pagos.

El neoliberalismo conforma un sistema donde hace que una solicitud de aumento de salarios se convierta en un crimen de lesa humanidad a partir de que impacta en los costos de las mercancías, poniendo en desventaja a la empresa que otorga el incremento en los salarios, con lo cual quiebra o emigra donde no se permitan huelgas para subir las percepciones de los trabajadores.

Lo que a Felipe Calderón y al PAN les hace falta decir es que la globalización de la aldea ha hecho que hoy las variables de que depende una economía nacional son predominantemente externas y están fuera del alcance de un gobierno. Si no hay más deuda es por que han obligado a nuestro país que tenga una ley que lo impida. Si no hay exceso en el gasto público se debe a que los organismos financieros internacionales y los mismos inversores ponen como condición el equilibrio en las finanzas para toda operación con nosotros.

Nadie acusaría a la derecha que nos gobierna (sería decir mejor que nos desgobierna) de haber generado una crisis que escapa de sus manos, lo que decimos es que estuvieron negándola y que las medidas que han adoptado para enfrentarla son tardías e incorrectas.

Con casi un año de retraso reaccionamos a una caída significativa y generalizada del conjunto de la economía norteamericana con quien realizamos el 85 por ciento de nuestro comercio exterior, economía que en general venía registrando un comportamiento negativo en la producción, el empleo, el ingreso real y otros indicadores, siendo en el sector financiero donde se advertía y el que detonó la crisis. Tan solo en cuenta corriente EE.UU. tuvo ya en el 2006, un déficit del 6 por ciento en proporción al PIB.

LA CORRUPCIÓN HACE ESTALLAR LA CRISIS

La Securities and Exchange Commission (SEC), fue omisa ante la generación de hipotecas por instituciones no bancarias y su posterior empaquetamiento; el otorgamiento de hipotecas por debajo de los 60 puntos de calificación que requería llenar el solicitante; el gigantesco apalancamiento que tomaron los fondos de cobertura (hedge funds) y los bancos de inversión; y, la pirámide de riesgo involucrada en el empaquetamiento de hipotecas disfrazadas de valores supercalificados.

Los bancos, aunque en menor medida que otros, son responsables por comprar hipotecas como títulos envueltos (“respaldados” por supuesto colateral).

Tampoco supervisaron los vehículos especiales, que crearon los bancos “debajo de la línea”, para captar ahorro del público e invertirlo sin apoyo de capital. Estas partidas fuera de balance de las instituciones financieras y los elevados niveles de apalancamiento fueron incentivos perversos.

Las calificadoras fallaron al aceptar a valor facial el realce al papel hipotecario que provino de los seguros. En muchos casos el tenedor del papel ni siquiera sabía (ni sabe) quien es realmente la contraparte de una inversión.

En el momento que los precios de los bienes inmuebles comenzaron a caer, los derivados hipotecarios y sus seguros se desplomaron, y con ello, el crédito se acabó y los bancos tuvieron que vender activos a precios castigados, a aceptar importantes pérdidas de capital. La desaparición del financiamiento rápidamente se extendió al resto de la economía.

Para muchos hasta la quiebra (15 de Septiembre 2008) del Lehman Brothers, fue apresurada y mal planeada, sembrando desconfianza y deteriorando más aceleradamente las principales variables económicas.

Los riesgos implícitos en los activos subyacentes de los productos estructurados en los que invertían, fueron soslayados debido a la opacidad de la información y los laxos criterios contables.

Mediante la bursatlización (conocido como modelo de originar y distribuir) de los prestamos, sus organizadores se deshacían del riesgo crediticio, provocando el mayor número de créditos e hipotecas sin importar la capacidad de pago de los deudores.

En cuanto se empezó a dejar de pagar en el mercado de las hipotecas de baja calidad (subprime), entró la duda sobre el valor real de los activos respaldados.

LA RESPUESTA NORTEAMERICANA

Entre las acciones que los estadounidenses han implementado para hacer frente a la crisis que detonó las hipotecas de baja calidad, resaltan:

1.-Proveer a las instituciones financieras y a los bancos de liquidez. 2.-Intervención directa de varias instituciones. 3.-Programa para capitalizar instituciones financieras. 4.-Protección a los depósitos bancarios. 5.-Acuerdos de intercambio de monedas (swap lines).

LAS VENTAJAS NORTEAMERICANAS

Entre las ventajas de los EE.UU. destacan:

1.-La seguridad pública.

2.-La confianza en su moneda.

3.-La descomunal extracción de recursos que hace de los países dependientes vía deuda y bajísimos precios de sus materias primas y mano de obra.

4.-Poder financiar un aumento importante en su déficit presupuestario sin incidir en el costo de su financiamiento, porque todo mundo considera que el dólar es un refugio, tal vez por tenerse como un lugar de menores riesgos geopolíticos y porque los fondos soberanos intentan cuidar el valor en dólares, porque los inversionistas de todas las latitudes están dispuestos a financiar la simultaneidad de déficit de balanza de pagos y de presupuestos norteamericano.

5.-Poder fijar el precio de sus productos

FORTALEZAS DE LA ECONOMÍA MEXICANA

Las fortalezas de la economía de mercado mexicana pueden encontrase en: 1.-La flotación de nuestra moneda. 2.-El carácter manejable de su deuda externa. 3.-Un presupuesto aceptable. 4.-Ingresos petroleros importantes. 5.-Apertura comercial. 6.-Una reducida burocracia. 7.-Reservas internacionales significativas. 8.-Un Banco Central autónomo.

DEBILIDADES DE LA ECONOMÍA MEXICANA

Las debilidades endémicas: 1.-La dependencia con EE.UU. 2.-Los precios de nuestras materias primas se fijan en el exterior. 3.-La desigualdad social. 4.-La baja calidad en la educación. 5.-El incremento en la corrupción. 6.-La falta de rotación y democracia en nuestro sindicalismo. 7.-El todavía distante Estado de Derecho. 8.-El predominio de la política personal ante la política institucional. 9.-El no terminar de crecer como Nación. 10.-El endeble y costoso sistema de partidos.

DEBILIDADES FUNCIONALES

1.-El desbordamiento de la inseguridad pública. 2.-La caída en los precios del petróleo. 3.-La considerable reducción de las remesas. 4.-El estrepitoso desplome de las manufacturas que pasaron de 10 a 3 puntos. 5.-El desfase del peso frente al dólar. 6.-Las subastas que el Banco de México hace de las reservas en dólares. 7.-La falta de confianza en nuestra moneda. 8.-El desequilibrio comercial. 9.-La relación salarios precios. 10.-El subejercicio presupuestal. 11.-La contratación de deuda no para inversión sino para suplir ingresos fiscales. 12.-Ineptitud de la burocracia federal que detiene las obras hasta no entregar sus delegados los proyectos. 12.-Un sistema financiero sin control. 13.- El Banco de México aumentó su tasa de fondeo bancario de 7.5% a 8.25%. 14.-El desempleo. 15.- Caída del PIB.

LA COMPARACIÓN

Mientras que EE.UU. cuenta con un Estado que brinda seguridad pública a sus ciudadanos, aquí las autoridades federales encargadas de combatir al crimen organizado están casi todas arraigadas, supuestamente por servir a quienes debía de reprimir. Su moneda es confiable mientras aquí se trata de ganar especulando con ella. Ellos fijan los precios de sus mercancías mientras nosotros no. Tienen una importante homogeneidad que aquí desconocemos. Cuentan con escuelas de calidad que aquí no tenemos. Sus profesionistas tienen expectativas de las que aquí carecen.

DONDE NOS ENCONTRAMOS

Felipe Calderón y los panistas no son responsables de la crisis global que hoy sufrimos sino de hacernos muy vulnerables a ella, debido a que primero permitieron que un Vicente Fox abandonara sus responsabilidades de Presidente durante seis años para dedicarse a hacer campaña a favor del PAN, con lo que provocó que el crimen organizado se apoderara del Estado y la economía cayera por falta de timonel, y después, han continuado con políticas que ahuyentan la inversión, reducen la producción, propician el desempleo y se cae en mayor grado el ingreso real.

Primero fue la ONU quien pronosticó que para el 2009 México no tendrá crecimiento, es decir, estaremos por debajo de cero, situándonos en -1.8, y ahora oficialmente, no pudiendo seguir negando la crisis, el Banco de México declara que de nada valió esa palabrería de que estábamos blindados, que estábamos preparados para enfrentar las turbulencias de la economía de nuestro mayor socio comercial, al reconocer que no creceremos este año, empatando su predicción con la de la ONU, al decirnos que el Producto Interno Bruto andará entre -0.8 y -1.8 por ciento.

El miércoles 19 de febrero de 2009, BANAMEX, anticipó un decrecimiento de 2.4 por ciento en el producto interno bruto (PIB) para este año, contrastando con las anteriores.

Dice el periódico Reforma (28-01-08): En los dos últimos meses de 2008 en el país cerraron 5 mil 188 empresas, lo que implicó un despido de 413 mil 282 personas, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La nota de Ixel Yutzil Gonzalez, en la edición del periódico El Universal, del lunes 9 de febrero, prácticamente coincide con las cifras antes citadas al afirmar que: Entre enero de 2008 y enero de 2009, se perdieron 436 mil empleos formales -242 mil puestos en forma neta-, lo que representa una baja de 1.7 por ciento.

La mayor pérdida de empleos se dio en el sector manufacturero. Según cifras del IMSS, esta industria despidió a 336 mil 137 trabajadores formales en el último año; el sector de la construcción a 84 mil 382, y el agropecuario a 7 mil empleados.

La rápida caída en el sector manufacturero por la reducción de la demanda de estos productos en el exterior, según BANAMEX, descendió en el último cuarto trimestre a una tasa anual de 8 por ciento.

La caída en enero de las exportaciones de vehículos tanto pesados como ligeros fue de 57 y 67 por ciento en términos de unidades respectivamente, nos dice BANAMEX.

Estos tres sectores agrupan a 36 por ciento de los trabajadores registrados en el IMSS.

La nota de José Manuel Arteaga, en El Universal (13-01-09), consigna que: México fue el país donde más se incrementó el desempleo en noviembre, entre los 30 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

De acuerdo con las más recientes cifras del INEGI, en el cuarto trimestre de 2007 e igual período de 2008 se perdieron 750 mil empleos incluidos 331 mil empleos informales.

Lo trágico de todo esto es que, según observadores, las personas que tienen menor educación tienen las menores tasas de desempleo, lo cual no incentiva ni la capacitación ni el estudio.

Las mujeres y los mayores de 40 años son más vulnerables al desempleo.

Lo peor está por venir si partimos de que el Banco de México (Banxico), prevé que este año se perderán entre 160 mil y 340 mil empleos formales, sobre todo si consideramos que esta institución es tan conservadora en sus pronósticos que constantemente rectifica a la alza, lo prueba el hecho que BANAMEX habla de que en enero de este año se perdieron 128 mil 122 empleos en el mercado formal.

En el reportaje titulado El Plan Inútil que realiza Carlos Acosta Córdova, en el número 1680, del 11 de febrero de 2009, del semanario Proceso, habla también que tan solo en diciembre pasado se perdieron 320 mil empleos formales, 327 mil según la Secretaria del Trabajo del Gobierno Federal y que la inflación se disparó cerca del 7 por ciento, que muchos básicos, por cierto, rebasaron ampliamente el 6.53 por ciento de la inflación, como el arroz y el frijol negro que incrementaron su precio en un 100%, el aceite comestible aumentó su precio en un 80% ; el huevo, subió un 30 %; la leche, aumentó 20%; el jamón, 36%; el chile verde, más de 30%.

Las gasolinas tuvieron más de 30 aumentos en el año, acumulando un 10% de incremento, de 10% la Magna y 8.4% la Premium.

El diesel que es el que más impacta las actividades productivas registró en el año un aumento de casi 24%.

Como puede verse, para aquel 15 de septiembre en que se declara la quiebra de Lehman Brother, el gobierno panista ya había aportado lo suyo para acompañar a los EE.UU. en el derrumbe económico en que estamos inmersos, por la sencilla razón de que los indicadores económicos anuales así nos lo reportan. La tasa nacional de desempleo abierto pasó de 3.63% en febrero de 2008, a 4.71% en diciembre; y el número de trabajadores permanentes inscritos en el IMSS, que en noviembre de 2007 ascendió a 12 millones 819 978, se ubicó desde entonces debajo de ese nivel (con excepción de octubre), registrando 12 millones 768 716 trabajadores en noviembre, es decir 51 mil 262 menos que un año antes.

Cómo no se va a contraer el mercado interno cuando pasamos de tener en 1982 un gasto público del 44% en relación al PIB y hoy es de 24%. Francia tiene 50%, los países europeos en promedio 40%, Inglaterra 38%.

El déficit en cuenta corriente en el año de 2008 se ubicó en 14 por ciento. De acuerdo con informes del Banco de México, la cuenta corriente de la balanza de pagos en México tuvo un déficit de 15 mil 527 millones de dólares, equivalente al 1.4% del PIB, en el año 2008, advierten que la caída para 2009, tiene una perspectiva de un 3% con relación al PIB, resultado de un déficit en la balanza comercial de 16 mil 838 millones de dólares; déficit de servicios no factoriales por 7 mil cinco mdd; déficit de 17 mil 152 en servicios factoriales y superávit de 25 mil 468 mdd en la cuenta de transferencias.

El endeudamiento durante el periodo ascendió a 7 mil 986 millones de dólares y el flujo de inversión extranjera descendió 40.3 por ciento respecto a 2007, al pasar de 35 mil 739 millones de dólares a 21 mil 335 millones de dólares en 2008.

En enero del 2009 ya se habla de que la balanza comercial registró un saldo negativo de mil 558 millones de dólares, un 31% a la tasa anual, las ventas petroleras cayeron un 54 .2% y las no petroleras un 26.4%; las ventas del sector automotriz bajaron un 50%.

La devaluación acumulada en un año llega ya a un 40%.

Entre 1988 y 2007, el déficit comercial acumulado fue de alrededor de 78 mil millones de dólares, pero si de la balanza en cuenta corriente se excluyeran las exportaciones petroleras y de la maquila, las remesas y los recursos que genera la economía criminal del narcotráfico, el déficit sería de 465 mil millones de dólares.

Insistimos, el problema es que nada se hizo pese a que como dice José Luís Calva: Los signos inequívocos de que México se enfilaba hacia una recesión aparecieron en el curso de los primeros siete meses de 2008. En cifras desestacionalizadas que permiten comparar los sucesivos meses -puesto que eliminan los factores estacionales-, el índice de la producción industrial agregada alcanzó su pico en diciembre de 2007 (con 115.7 puntos), descendiendo desde entonces hasta 111.4 puntos en noviembre de 2008, con la particularidad de que la producción manufacturera alcanzó su pico en enero de 2008 (119.1 puntos), decreciendo posteriormente hasta 114.6 puntos en noviembre.

En el mercado externo nuestras ventas no petroleras alcanzaron su pico en julio de 2008, con 21 mil 531.5 millones de dólares (en cifras desestacionalizadas) descendiendo posteriormente hasta 16 mil 491.06 mdd en diciembre; y en el mercado interno el índice de ventas al mayoreo alcanzó su pico en mayo de 2008, con 119.5 puntos, decreciendo hasta 112.1 puntos en noviembre. (El Universal 29-01-09)

El problema es que al caer el precio del petróleo, la maquila, las remesas (3.6 en 2008), el sector manufacturero y además no tenemos con que respaldar a la moneda y sobreviene su caída.

Las altas reservas que hoy tenemos en el Banco de México no se debe a que los panistas sean ahorradores, como nos lo quieren hacer creer, se debe a que actualmente el Estado no fija la paridad ni hace los ajustes, bueno, se supone que ahora que se deja flotar nuestra moneda debe ser el mercado quien establezca la relación del peso con el dólar, pero no, resulta de que Calderón para que no haya devaluación y la ciudadanía castigue negándole votos a su partido, se ha puesto a hacer lo que se hacía cuando las autoridades realizaban los ajustes, esto es: subastar casi 20 mil millones de dólares para que el peso no sufra una caída brusca antes del 5 de julio, lo que equivale a un subsidio al PAN.

Arturo Lino en su nota del Diario de Xalapa (28-01-09), nos dice que: Durante 2008 alrededor de 300 mil usuarios de préstamos al consumo (tarjetas de crédito, créditos personales, y bienes de consumo) cayeron en cartera vencida.

La realidad es que mientras nadie para el crédito al consumo no hay crédito a la producción y la Banca de desarrollo prácticamente la han desaparecido.

LA RESPUESTA A LA CRISIS

Recientemente le preguntaba a Ludolfo Paramio, que hacíamos con aquellas teorías económicas que tantas veces nos recetaron en las universidades que sostienen que el mercado no necesita de intervención porque tiene sus propias leyes para autorregularse, cuando vemos que hoy lo que salva al mercado es precisamente la intervención del Estado, el ideólogo del PSOE, me respondió: ¡al diablo con esos dogmas! La realidad ha demostrado que son puras mentiras.

La única verdad que se abre paso sobre montañas de falsedades es que no hay mercado sin un poder común que garantice la relación contractual y haga cumplir mediante el uso de la fuerza legitima los acuerdos convertidos en ley por la representación política de la sociedad.

El 16 de diciembre de 2008, en Salvador de Bahía Brasil, el Presidente Felipe Calderón Hinojosa, expone su Plan para rescatar la competitividad perdida de Latinoamérica, consistente en: Fortalecer finanzas públicas; Más inversión pública; Seguridad al capital privado; Superar barreras políticas; Libre comercio regional; Abrirse al flujo de empleos; Consolidar la Nación. Plan que solo tiene por objeto avalar un modelo que cada vez hace más ricos y pobres a los pobres y que por eso varias naciones de nuestro continente empiezan a rechazar.

El pasado 7 de enero de 2009, el Presidente Calderón presentó el acuerdo Nacional a Favor de la Economía Familiar y el Empleo, acuerdo que no es tal desde el momento que muchos lo conocieron apenas unas horas antes de firmarlo y otros ni eso.

Empecemos por reconocer que estamos ante una crisis económica y no solamente financiera. El problema es que ni siquiera se han instrumentado medidas suficientes a nivel federal para enfrentar los efectos financieros.

De los 25 puntos del acuerdo desatacan: el programa de infraestructura parado en muchos estados porque los delegados federales no entregaron a tiempo los proyectos; el ejercicio oportuno del gasto cuyo subejercicio ha hecho levantar la voz de connotados panistas veracruzanos; el 20 por ciento del total de las compras federales a Pymes, sin que a la fecha se diga quien lo cotejará; nueva marca Hecho en México, que tal parece plagiará la que promocionaba el Consejo Nacional de la Publicidad, para facturarse a nombre del gobierno, bajo el argumento de fortalecer el mercado interno; 750 millones destinados a la sustitución de enseres electrodomésticos, para más de 106 millones de pobladores; baja en la energía eléctrica para la industria pero no para los hogares y las familias; el congelamiento del precio de las gasolinas; la disminución de 10 por ciento en el precio del gas.

Mucho le hubiera servido a Felipe Calderón, mirar hacia Veracruz, para que se diera cuenta lo que tenía que hacer desde que entró a la Presidencia de la Republica, ya que lo que en él no es más que un catálogo de buenas intenciones, aquí Fidel Herrera Beltrán lo tiene como parte de su acción diaria.

En Veracruz, Fidel ha inaugurado 602 puentes; ha entregado 6,500 tractores; proporciona 400 mil becas; en su período se han construido 350 mil viviendas; en cuatro años se han acumulado 400 mil empleos; entrega, cada vez que meteoros azotan la entidad, enseres domésticos y electrodomésticos; ha demandado que bajen las tarifas eléctricas, que baje el diesel y existe un grado de seguridad pública que propicia la inversión y no hay subejercicio presupuestal.

Más bien lo que Calderón hizo el día 7 de enero es decirnos que no ha hecho y que ahora tarde e insuficientemente se propone hacer ante la crisis.

LO QUE SE PROPONE

Para enfrentar la crisis proponemos:

1.-Cambiar un modelo económico que ya demostró su agotamiento.

2.-Dado que los mismos que hoy dicen que lo peor que nos puede pasar es que adoptemos medidas proteccionistas piden que el Estado capitalice al sector financiero, delimitemos cuanto mercado y cuanto Estado debe existir.

3.-Crear nuevos mecanismos para redistribuir el ingreso entre las familias y las regiones

4.-Bajar el indicador país-riesgo, medido por el EMB de J.P. Morgan que no se mueve de los 400 puntos (hace un año era de 125), para volver a ser atractivos para la inversión.

5.-No es malo endeudarse, lo malo es querer sustituir la recaudación fiscal con créditos, el crédito debe ser solo complementario. Los 30 mil millones de dólares que ha puesto a nuestra disposición el Tesoro de los EE.UU. deben ser destinados a proyectos productivos.

6.-No es posible que mientras en Inglaterra, EE.UU, Alemania, el dinero que se les entrega a los bancos es a cuenta de activos aquí se los regalemos a costa de más pobreza para los desposeídos, por eso creemos que no nos toca rescatar una banca que es extranjera, porque sería financiar a sus matrices.

7.-No hay otra forma de enfrentar la elevación y carencia del crédito que flexibilizando estratégicamente el gasto público.

8.-Decidirnos por fijar la paridad de nuestra moneda frente al dólar o dejar flotar el peso para saber si lo ajustamos o no con subastas, lo que no puede seguir es dejarlo flotar y querer ajustarlo con los dólares de las reservas internacionales del Banco de México, porque los únicos beneficiarios son los tahúres especuladores que ven en el mercado una economía de casino.

9.-La política monetaria, crediticia y de tipo de cambio, debe ir más allá de la mera búsqueda de los precios internos. Necesitamos una política monetaria contracíclica.

10.-El empleo y los salarios deben ser formulas para la expansión y el fortalecimiento del mercado interno y de la economía.

11.-El nuevo modelo económico debe tener como eje la simultaneidad enel crecimiento económico y el desarrollo social.

12.-Hacer de la crisis una oportunidad para buscar crecer con desarrollo social.

13.-Alentar la formación de capital y multiplicar el nivel de empleo y de ingresodel trabajador.

14.-Realizar una Reforma Fiscal para que paguen todas las transacciones y se termine conla evasión.

15.-Sustituir la relación salarios-precios por una relación salarios-utilidades.

16.-No es posible aplazar más la intervención del Estado en instituciones que niegan elcrédito a la producción pero que en el crédito al consumo ya tienen una cartera vencida de 1 millón 300 mil tarjetahabientes.

EL PAN GRITA AHÍ VA EL RATERO

Como es posible que reaccionáramos hasta el 7 de enero de 2009, si desde 2007 los síntomas eran inequívocos al crecer el déficit comercial casi un 80 por ciento, duplicarse el de la cuenta corriente y elevarse y hasta suspenderse los créditos.

Con mucho tino ha dicho Carlos Tello, respecto de lo que hacen todos menos México: Es necesario actuar en todos los frentes y no tan solo en al ámbito financiero, como al principio se pensó. Junto con los programas para dar mayor liquidez, por parte de los bancos centrales, al sistema financiero y de las empresas; garantizando los créditos, incluyendo los interbancarios; bajar las tasas de interés; garantizar los depósitos de los bancos; capitalizar la banca (incluyendo la compra de acciones de los bancos) y comprar activos de empresas por parte del Estado. Se han venido instrumentando otro tipo de acciones encaminadas a defender la planta productiva y el empleo de las economías; se actúa en materia tributaria para aligerar el peso de los impuestos sobre las personas y las empresas, se ponen en marcha programas para proteger a los grupos de la sociedad más

vulnerables; se acuerdan programas entre obreros y empresas para preservar las fuentes de empleo y ajustar la producción, y se llevan a la práctica ambiciosos programas de infraestructura, de apoyo a la industria de la construcción y rescate a las empresas clave en las diferentes economías (i. e. el aún pendiente rescate de la industria automotriz en Estados Unidos). (Este País. Número 214, enero 2009).

Es de desear que aquí no vayamos a reprochar –como lo ha hecho el Presidente Obama a sus empresarios- que los apoyos se destinen para bonos, aumentos de sueldos y vehículos de los ejecutivos.

Es de compartirse la afirmación de Pedro Aspe, en el sentido que: La única fuente de crecimiento en el corto plazo es el gasto gubernamental (Este País. Número 215, febrero 2009).

El gasto gubernamental será positivo siempre que se destine a la producción.

Lo peor sería no actuar o simular que actuamos en beneficio de México como lo hace demagógicamente Felipe Calderón.

Hoy nos dice el mismo gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez, que: Desde principios de los años 2000, la situación macroeconómica en Estados Unidos se caracterizó por un déficit elevado en cuenta corriente. Como proporción del PIB, ese déficit llegó al 6% en 2006. (Este País. Número 215, febrero 2009), sin embargo las autoridades panistas solo nos decían que nuestra economía estaba blindada.

En lugar de seguir entregando las reservas internacionales a las empresas para que las trasladen a sus matrices, esos dólares deberían emplearse en la construcción de tres refinerías en Veracruz.

Debe ponerse fin a ese afán de Calderón de quitarle facultades a los estados en la distribución de los recursos como en el caso del Fonden.

Mucho ahorraríamos suprimiendo las delegaciones federales que el PAN ha convertido en simples oficinas de proselitismo. Los recursos pueden bajar directamente, con transparencia y vigilancia.

Las instituciones financieras deben someterse a control cuanto antes.

Hay que resolver el problema de la seguridad pública, porque sin seguridad no habrá empleo, y si no tenemos ni inversión ni empleo, pues no tendremos crecimiento.

Es precisamente el actual secretario de gobernación Fernando Gómez Mont, quien tajantemente dijo que en el gobierno de FOX hubo omisiones en la lucha contra el narcotráfico, aseveraciones que Santiago Creel Miranda, al querer refutar extendió la responsabilidad a los colaboradores de Calderón (La Jornada, 26-02-09), con lo que queda demostrado que el crimen organizado creció porque Fox, a palabras de el mismo “dejó encargado el changarro para irse a hacer campaña a favor del PAN.”

Sin seguridad (En dos años 69 días del gobierno de Felipe Calderón se han registrado 9,311 ejecuciones, un promedio mensual de 354), sin confianza en nuestro país, sin la repatriación de capitales, sin confianza en nuestra moneda, sin acceso a fuentes de financiamiento, sin educación de calidad, sin equilibrar la balanza comercial, sin corregir el déficit en cuenta corriente, sin aumentar los ingresos fiscales, sin regular y capitalizar el sistema financiero y la banca, si no dejamos de distorsionar la libre flotación del peso y si no nos decidimos a dejar un sistema económico que solo aumenta la pobreza, México será colapsado.

Después de haber visto como Calderón trasladó al porro Germán Martínez Cázares, de la Secretaría de la Función Pública a la Presidencia del PAN y a su Jefe de la Oficina de la Presidencia a la coordinación de la campaña electoral para renovar la Cámara Baja del Congreso de la Unión y a miembros de su gabinete ampliado utilizando recursos públicos para promoverse en busca de gubernaturas, el mayor riesgo es que no solo siga el País sin rumbo sino que también nos quedemos sin piloto en plena batalla contra la crisis, porque en lugar de asumirse como Presidente de todos, se asuma como jefe permanente de las campañas del PAN.

La grabación de Luis Téllez, es solo uno de los distractores que vienen para ocultar el tamaño de la responsabilidad del PAN ante la crisis.

“Algunos remedios: 1) realismo en el diagnóstico: mayor profundidad, ambición y eficacia administrativa en los programas; 2) recomponer su gabinete con la mejor gente sustituyendo el amiguismo incompetente; 3) abrirse institucionalmente a otras opiniones por encima del grupo que lo encierra (Obama creó un nuevo Consejo de Asesores Económicos); 4) diseñar una campaña profesional de alto nivel, para reconstruir nuestra imagen en México y en el exterior; 5) situarse por encima de la contienda electoral, exigiendo al PAN que no polarice; 6) planear las etapas requeridas para la “reconstrucción” del país y del Estado, pensar grandes acciones transformadoras, impulsar y supervisar grandes proyectos: parra ello puede requerir una oficina especial en la Presidencia. Se está gestando un peligroso coctel social: inseguridad, desempleo, caída en los salarios reales, depreciación del tipo de cambio, baja de recursos fiscales, banca que no presta, crisis internacional que se agrava. Hay tiempo para prevenir. Si el gobierno no lo hace, tras la elección 2009 y antes de 2010 habrá una crisis nacional. La emergencia exigirá que convoque a un gobierno de unidad nacional y un verdadero pacto social, sustentado en un programa integral”.

Francisco Suárez Dávila


**
Inocencio Yañez Vicencio ha sido catedrático en diversas escuelas del país, actualmente se desempeña como Presidente de la Fundación Colosio en Veracruz y durante su gestión, se han reactivado las divisiones distritales de la misma en la entidad veracruzana.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: