Skip to content

Y QUÉ CULPA TIENE LA CIUDADANÍA

10 febrero, 2009
ALFREDO TRESS JIMÉNEZ

Al menos 50 millones de mexicanos se verán afectados con el paro nacional de 24 horas al que convocaron trabajadores del transporte urbano y semiurbano en todo el país para el día 16 de febrero, como medida desesperada para exigir al gobierno federal determine la reducción y congelamiento en el precio del diesel y la gasolina.

La Confederación Nacional de Transportistas Urbanos y Semiurbanos de la República Mexicana, dio a conocer el acuerdo del paro nacional al que llegaron chóferes de taxis, microbuses, camiones de pasajeros, transporte de alimentos y víveres, así como de la construcción, entre otros, para que el próximo lunes 16 de febrero, desde los primeros minutos, se realice este paro, en el que participan seis de las asociaciones de transportistas de todo el país.

Durante la presentación de los resolutivos de una asamblea en la que también participaron organizaciones campesinas y pesqueras, reiteraron la solicitud hecha al Presidente Felipe Calderón y ante las secretarías de Gobernación, Hacienda y Economía, de “congelar” el precio del diesel, que actualmente se encuentra en 7.53 pesos el litro.

Los convocantes al paro propusieron este miércoles que el precio del diesel se congele en 6.53 pesos por litro y a partir del año 2010 se ajuste con base en el índice de inflación anual. Advirtieron que en caso de no tener respuesta a esa primera huelga de 24 horas, el miércoles 18 de febrero iniciarán un paro indefinido, que en principio prevén de 500 mil vehículos de transporte público.

Las organizaciones convocantes al paro se encuentran afiliadas al Sindicato Nacional de Trabajadores de Autotransporte, la Asociación Mexicana de Empresas de Autotransporte de Pasajeros, la Confederación Nacional de Transportistas Similares y Conexos de la República Mexicana y la Confederación Nacional de Transportistas Urbanos y Semiurbanos. Sus dirigentes, explicaron que la serie de manifestaciones para revertir el incremento que a diario tienen el diesel y la gasolina no contempla en la primera etapa el cierre de avenidas en las ciudades ni de carreteras.

Por su parte El pasado 27 de enero, el Presidente Calderón anunció una disminución de 75% en el incremento mensual al precio del diesel, y dijo que esta medida implicará una reducción en los ingresos tributarios de casi 10 mil millones de pesos, disposición insuficiente debido a que el precio del diesel continua en aumento, aun siendo los incrementos actuales menores a los anteriores.

Es evidente que las políticas públicas que continúa marcando el presidente son en contra sentido a las necesidades apremiantes de una ciudadanía cada dia mas desesperada: Incrementos, incrementos, incrementos; es la realidad a la que debemos enfrentarnos todos los días. Durante la campaña presidencial del 2006, donde Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue calificado de un peligro para México, ahora nos damos cuenta que sus propuestas eran congruentes con el escenario económico en el que hoy nos enfrentamos. AMLO proponía entre otras cosas reducir el gasto corriente destinado a la alta burocracia federal, eliminar la partida de 6 mil millones de pesos destinada a pagar atención médica privada a los funcionarios de alto nivel y al mismo tiempo quitar de inmediato el Impuesto que afecta a los pequeños y medianos comerciantes que es el IETU. Con la reducción de los privilegios de la alta burocracia se lograría un ahorro de 200 mil millones de pesos, que podrían ser destinados a impulsar el desarrollo del país y garantizar el bienestar social de la gente.

Es lamentable que el Presidente continúe minimizando los efectos colaterales de la crisis económica en el país y siga dedicando el tiempo a calificar de catastrofista y alarmista a la gente que difunde la verdad, la realidad que impera el país, en lugar de aplicar un plan de austeridad republicano. No se puede seguir permitiendo que los encargados de dictar y orientar las políticas públicas nacionales, continúen en los medios masivos de comunicación pintándole a la ciudadanía un México color azul. Y por otro lado, el de las realidad, miles de millones de mexicanos continúan padeciendo sus desaciertos, tomando medidas drásticas que afecta a los mexicanos como es el paro de transportistas el próximo 16 de febrero, tal parece que en el México que ahora vivimos debemos tomar soluciones provocadas por la indiferencia gubernamental. El pueblo exige soluciones inmediatas, no permitamos como tantas veces se ha dicho que despierte el México Bronco, organizada la sociedad no se le puede detener. Ojalá los gobiernos tanto federal como estatal reacción ante esta situación crítica que al parecer apenas empieza. ¿Usted qué opina? alfredotress04@yahoo.com

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: